Amapolas renaciendo
por los poros de tu piel,
y tu aliento
suave viento
que le eleva las cometas
a los niños
que desnudan media pierna.

Con la más pura energía
que desprende tu sonrisa,
del calor,
llega al sol
convertida en nebulosa,
y da vida
a esa bola tan hermosa.

Y te bajo las estrellas
desde el cielo hasta tu escote,
y allí brillan,
maravilla,
como jamás pudo ser
porque tú eres
la ninfa del renacer.

Pero estrellas ya tenías,
ahora veo en tus mejillas.
Y esos ojos
luminosos
que van alargando el día
para darme
la más ansiada alegría.

Vas trayendo primavera,
vas haciendo que me muera
por los trinos
en los pinos,
por la magia que me invade,
por las flores,
por el rubí sobre el jade.

Zaït, 19 de mayo de 2011

Por favor, acepta las cookies para ver este video. Aceptándolas, tu tendrás acceso al contenido de Youtube.

Política de privacidad de Youtube

Si aceptas, tu opción será guardada y la página se recargará.